Uno de los principales beneficios de Stérimar es ayudarnos a respirar mejor y eso trae beneficios en los deportes. El fundamento de esto se basa en lo siguiente:

 

  • En situación de reposo respiramos entre 12 a 15 veces por minuto y movilizamos entre 6 y 7,5 litros de aire. Al practicar deporte, la respiración aumenta para permitir que haya más oxígeno en el organismo y para que, de esta forma, se incremente la producción de energía indispensable para realizar un ejercicio físico*.

 

  • En situación de ejercicio intensa, la frecuencia respiratoria puede llegar a 40-50 respiraciones por minuto y el volumen de aire movilizado en la intensidad máxima de ejercicio se movilizan entre 120 y 200 litros de aire por minuto. Estos valores varían lógicamente en función de la talla corporal y de las características individuales, pero mientras mejor sea nuestra calidad de respiración, el rendimiento deportivo debería también mejorar.

 

*Revista Salud + Deporte 2018, Barcelona, España.